lunes, abril 22, 2013

Nos cayó una nueva ficha ¿y ahora qué hacemos?


     Muchas veces estamos tras la solución consciente de un problema y cuando nos cae la ficha (cuando percibimos lo que nos pasa y su solución) se nos presentan nuevos interrogantes: ¿cómo realizamos los cambios necesarios?, ¿cómo lo hacemos?
   Los cambios son construcciones nuevas: de estructura de personalidad, de actitudes, modificaciones en la autovaloración (sentimientos hacia nosotros mismos), de incorporación de nuevos conocimientos, de intentar acciones nuevas o  en diferentes direcciones a las que estamos acostumbrados. No siempre que “nos cae la ficha”, tenemos algo “armado” para responder a un nuevo proyecto. Más bien nos estamos “armando” y “desarmando” todo el tiempo, según la dinámica cambiante de la vida.
   Es común y natural que ante una nueva “ficha”,  sintamos una especie de vacío, de tristeza, de impotencia y/o frustración. Esto sucede simplemente porque no estamos preparados estructuralmente para realizarlo. Estamos preparados para ser como veníamos siendo. Por lo que es real que nos sintamos imposibilitados en ese momento. Pero ello no implica que nos juzguemos como   incapaces para realizar el cambio, ya que esta percepción de nosotros mismos es un “Seguro para el fracaso”.
   Una alternativa a esta opción es pensar en este período como en un “proceso de Armarnos, de prepararnos para el cambio”. En vez de poner el foco en la auto-condena, intentar accionar en nuestra propia preparación para el  cambio que sentimos y necesitamos dar.
   Explorar esta “alternativa” de “armarnos” ya es un camino hacia el cambio. Pero, ¿en qué sentido? Es un cambio de actitud. Y el cambio, pasa a ser estructural cuando se afianza. La actitud limitante al sentirnos incapaces, se modifica y la reemplaza una actitud constructiva. Como vemos, los cambios se realizan explorando y modificando, reconociendo lo que nos sucede y nos limita.
   Es por ello que ante un nuevo proyecto, ante el intento de una mejora en nuestras vidas o ante el intento de desarrollar un cambio en general, el primer beneficio lo tendremos al estar atentos a lo que sentimos y cómo nos sentimos. Superando cada límite, uno a uno. Estos límites, junto al descubrimiento de nuestras motivaciones que a veces también es un camino gradual de descubrimiento, constituyen el material básico para lograr el cambio que queremos realizar.

jueves, febrero 16, 2012

El Desarrollo Personal mejora nuestra forma de expresarnos

El Proceso de encontrar una comunicación efectiva, está ligado al Desarrollo Personal.
El Desarrollo Personal implica encontrar la precisión de las palabras cuando te expresas y que éstas remitan lo más exactamente posible a tu experiencia más profunda.  Aquí les paso un ejemplo de cómo evoluciona el Desarrollo Personal a nivel expresivo en un adolescente de 17 años, que tiene problemas con su profesor de literatura y corre el riesgo de no aprobar la asignatura.
Elegí siete expresiones en distintos momentos de su Proceso de Coaching de Desarrollo Personal, que van de la total incongruencia o inexactitud respecto de lo que realmente siente el muchacho hasta llegar a un nivel exacto de expresión del problema que lo tiene angustiado.

1. "¡El profesor de Literatura es una mierda!"
2. "Hay algo que no me gusta del profe".
3. "Me parece que además del idiota del profe, la literatura no es para mí".
4. "En parte, lo que me pasa es que no me gusta escribir".
5. "Creo que estoy enojado con el profe porque me obliga a escribir".
6. “El profe no es una mierda o un idiota ya sé, ¡estoy enojado con él!”
7. "Me siento mal en la clase de literatura porque no me gusta escribir y me veo obligado a hacerlo para aprobar".

Aquí les he compartido cómo el Proceso de Desarrollo Personal se encuentra ligado a la precisión expresiva. Desde el berrinche inicial de adolescente (que ignoraba qué le pasaba e insultaba al profesor de Literatura), hasta el reconocimiento de que su problema se encontraba en sí mismo, su Desarrollo Personal fue encontrando en palabras lo que realmente le pasaba. Entonces su problema se terminó.

miércoles, abril 27, 2011

La culpa, una definición y una guía para lidiar con ella


Los sentimientos de culpa tienen la capacidad de hacernos sentir mal, dignos de castigo y/ auto castigo, personas inadecuadas y traidores. Muchas veces estos sentimientos son realmente un freno para avanzar en nuestro desarrollo ya que resultan torturantes, amenazadores y muchas veces limitan y condicionan las potencialidades humanas de manera destructiva. Como todo sentimiento, la culpa tiene que merecer la misma consideración y respeto que cualquier otro que tengamos. Sin embargo debemos hacer el esfuerzo de darles el lugar que les corresponde, de tal manera que se conviertan en sentimientos aliados de nuestro progreso como seres humanos y no uno de nuestros archi-enemigos. Para iniciar esta batalla interior y exterior, les propongo considerar la siguiente guía de pasos para experimentar por ustedes mismos.

Una definición centrada en la persona


La culpa inapropiada
Es la que nos hace sentir mal porque no hemos podido cumplir con la expectativa de los demás.
Estos sentimientos están relacionados con nuestros deseos de obtener el agradecimiento, el reconocimiento y el ser recibidos con alegría por los demás.
Podemos percibir en nosotros mismos este comportamiento, como la tendencia a dirigir nuestras vidas en función de la necesidad de que los demás nos consideren de manera positiva.

Ejemplos de culpa impropia
“Sentirme mal de haber fallado a alguien”.
“Sentirme inadecuado de no haber llegado a unas exigencias impuestas externamente”.


La culpa propia
Es la que surge a veces cuando somos conscientes de una traición personal, de darnos cuenta de habernos fallado a nosotros mismos. Estos sentimientos surgen del fondo de nuestro propio ser, es apropiada porque nos pertenece y sabemos que no hemos sido fieles al sentido de nuestra propia vida.

Ejemplos de culpa propia
“Me siento culpable de no ser la persona que dentro de mí sé que puedo ser”.



Una guía básica para lidiar con ella.



Primero:
No rechazar, ni negar estos sentimientos cuando los estemos sintiendo. En vez de eso, permitirnos sentirlos y respondernos la siguiente cuestión ¿Qué es exactamente lo que me está produciendo estos sentimientos de culpa? Luego de tener bien en claro la naturaleza de esta culpa, pasar a la siguiente pregunta ¿Estos sentimientos son míos o son la idea de los demás de cómo debería sentirme al respecto?

Segundo:
Si no tiene en claro de dónde viene la culpa no se preocupe. Al menos lo está intentando y seguramente alguna pista habrá conseguido de este trabajo. Tome nota de este avance y guarde la cuestión que ya ha sido revisada hasta que vuelva a sentir culpa o deje que pasen unos días y vuelva a intentarlo. Repita estos pasos hasta lograr comprender lo más exactamente posible a sus sentimientos de culpa. Si en cambio tiene bien en claro de dónde viene la culpa, haga el esfuerzo de tomar la decisión de rechazarla o de asumirla concientemente y según corresponda. Tome la decisión relacionada con ella y manténgala en el tiempo. En un principio será difícil, como todos los principios. Esto no significa que ese sentimiento desaparezca, pero es muy posible que comience a cambiar. Y sino cambia, al menos será menos intenso y se volverá un sentimiento constructivo porque le habrá encontrado el lugar adecuado dentro de sus sentimientos. De otra manera la culpa seguirá molestando y no se irá, se lo garantizo.

Tercero:
Este trabajo tiene un profundo impacto en nuestra existencia. Pues comenzará a implicar cambios en las actitudes hacia nosotros mismos y hacia los demás y nos permitirá confeccionar estándares más realistas y adecuado a nuestra realidad como personas. Explore las siguientes cuestiones:

1- ¿Qué actitudes puedo modificar y qué decisiones puedo tomar en relación a esta culpa que no es mía? Seguramente tendrá mucho trabajo en relación al vinculo que tiene con otras personas, con el mundo y con sí mismo.
2- ¿Qué actitudes puedo modificar y qué decisiones puedo tomar en relación a esta culpa que sí es mía?
3- ¿Puedo intentar cambiar, negociar o rechazar los estándares externos que a veces me resultan imposibles de cumplir? ¿Puedo ir pensando en modificar mis propios estándares y hacerlos más adecuados a las capacidades de funcionamiento que tengo en estos momentos?

Cuarto:
Desarrollo de las habilidades necesarias para volverse una persona capaz de lidiar con la culpa.
Contacto con tus sentimientos, emociones y estados de ánimo.
Reconocer lo que es propio, lo que es impropio y lo que es compartido.
Hacerte el hábito de responder por ti y hacerte responsable gradualmente de tu vida.
Adquirir la flexibilidad suficiente como para comprender que durante la vida los avances y los retrocesos son posibles y que ello no significa algo “negativo”.
La primera habilidad afectada en la experiencia de la culpa está relacionada con el deterioro de la valoración propia (también llamada autoestima). La persona que experimenta culpa a lo largo del tiempo va sufriendo y tiende a valorarse cada vez más negativamente. Por lo tanto una de las habilidades que comienzan a cambiar cuando nos comenzamos a encargar de nuestros sentimientos de culpa es el tipo de valoración que tenemos en nuestra propia imagen. La valoración comienza a ser positiva, fruto de la confianza y seguridad emocional que retorna. Así como esta existen muchas otras habilidades que serán parte de nuestras herramientas constructivas.

Quinto:
No olvide que este trabajo no es sencillo. Y resulta DIFICIL si lo emprende solo, los sentimientos de culpa son tan condicionantes que a veces necesita ser acompañado por una persona capacitada para comenzar a resolverlo Y SALIR DE ESTAS TRAMPAS.

Y como siempre, los invito a opinar, aportar sus ideas y a enriquecer nuestro desarrollo haciendo un comentario. ¡Gracias!

miércoles, abril 20, 2011

Maratón (La previa)

Con esta etiqueta les comparto que quiero escribir en mi blog 30 artículos en 30 días corridos para explorar distintos temas sobre desarrollo personal/profesional.

Estuve haciendo mi propia "listita" pero dije "esta es la listita de los temas que yo quiero". Entonces me pregunté ¿serán los mismos temas que querrán leer? Me parece mejor si comparto con ustedes este proyecto y les propongo que me vayan dejando en los comentarios sobre qué les interesaría leer en esta Maratón.


Ah, y yo también podría sugerirme algún tema obviamente, jaja. Veremos cuando veamos!

martes, abril 19, 2011

Canciones originales y versiones en español - Solo otra vez, (naturalmente)

Una versión de la canción original de GILBERT O´ SULLIVAN

Me impresionó de una manera desagradable ver cómo se degrada el mansaje de esta canción comparandola con una versión hecha en español. Primero les propongo escuchar y leer más abajo la original.


Acá les dejo la letra, más o menos traducida, para que puedan ver la dimensión de la experiencia que transmite.

Dentro de un rato más
si no me siento menos amargado
me prometo que voy a tratarme a mí mismo
y visitaré la torre más cercana
y trepando hasta la cima me lanzaré al vacío
en un esfuerzo para que le quede claro a quien sea
cómo se siente cuando estás destrozado.

Abandonado en la puerta de la iglesia
donde la gente exclama:
"Dios mío, esto sí que es duro ella lo dejó plantado,
así que no hay razón para quedarnos acá.
Podemos irnos a casa".
Tal como yo lo hice por mi cuenta, solo otra vez, naturalmente.

Y pensar que tan solo ayer
yo era alguien alegre, radiante y jovial,
miraba hacia adelante sin saber
el papel que estaba a punto de jugar
pero como para dejarme tumbado
la realidad llegó a mi alrededor
y sin hacer demasiado con un simple roce
me cortó en pequeños pedazos
dejándome sumido en las dudas
sobre Dios y su misericordia
porque si Él realmente existe
¿por qué me abandonó?
En mi hora de mayor necesidad
estoy ciertamente y en verdad
solo otra vez, naturalmente.

Me parece que hay más corazones rotos en el mundo
que no pueden ser reparados
ni dejados abandonados
¿Qué haremos nosotros?, ¿qué haremos nosotros?

Mirando los años que han pasado
y cómo regresan algunos momentos más que otros
recuerdo que lloré cuando mi padre murió
sin desear nunca ocultar mis lágrimas
y a sus 66 años de edad
mi madre, que Dios guarde su alma
no podía entender por qué el único hombre
que tanto ella amaba le había sido arrebatado
dejándola para comenzar con el corazón tan destrozado
pero al margen de mis palabras de aliento
nunca más se volvió a hablar ni una sola palabra
y cuando ella murió
lloré y lloré todos los días
solo otra vez, naturalmente.
solo otra vez, naturalmente.


Una versión en español (Hay otras si las quieren buscar)
Aquí noto una reducción y simplificación de los significados de la versión original. Me dan la sensación de que se reduce el significado de la versión original a una "triste historia de amor de novela latina". Más que una crítica quiero observar cómo se limitan las versiones y también resaltar la cruda belleza de algunas versiones originales, más allá del idioma, como postearé en otro momento.


Me gustaría que comenten su paso por mi blog dejando sus opiniones y si les interesa que me sigan. Gracias.

martes, noviembre 09, 2010

El hábito de responder por mí

Hoy conducía en automóvil hacia mi casa. Últimamente acostumbro a moverme en moto. El tránsito estaba congestionado y me sorprendí a mí mismo al escucharme decir “¡Qué barbaridad, no se puede manejar en estas condiciones!”. Estaba realmente molesto, rechazaba la idea de que el tránsito fuese tan poco fluido. Me sentía ansioso por llegar a destino. Y de inmediato pensé “la forma en la que me estoy expresando es irresponsable”. Entonces mientras esperaba que los autos se movieran delante de mí para continuar me pregunté, ¿cuál es la forma correcta de expresarme en este momento? Y esta fue la respuesta que ensayé “Me doy cuenta de lo molesto que me siento cuando el tránsito se pone ‘lento’ para mí. Comprendo que manejar en la moto me tiene acostumbrado a no esperar, pero ahora estoy yendo en coche”. De inmediato tomé conciencia de mis sentimientos y la molestia, el rechazo y la ansiedad se fueron. Pude escucharme emitir un juicio y pude comprender que no me estaba haciendo cargo de mis sentimientos. Este proceso no es sencillo, simplemente porque estamos acostumbrados a proyectar hacia fuera de nosotros mismos lo que nos pasa. Desde este punto de vista hablo de responsabilidad. Hablo de la capacidad de responder por mí mismo.
¿Cuántas veces escuchamos a otros decir por ejemplo: "Qué feo es ese gato" en vez decir "A mí no me gusta ese gato"? ¿Podrías compartir tu experiencia dejando un comentario? ¡Seguramente nos enriqueceremos todos!